Intro - String-agro
Radio en Vivo
Obtener Adobe Flash Player
Noviembre de 2016
ESTA NUEVA ETAPA POLITICA, tal vez sea la última oportunidad para el agro, de demostrar que realmente cree en la distribución de la riqueza, o el tan nombrado derrame que se produce cuando un segmento crece y el resultado repercute en toda la sociedad.

El último recreo
wsa054-edit-web-noviembre-2016-dios-da-pan-ag-string-agro-archivo-mid

“¿Dios le da pan a quien no tiene dientes?”. Las oportunidades del sector, en la mira.

Hasta ahora, la culpa se la han echado a los políticos, quienes inmersos en una incalculable corrupción desviaron esos fondos para beneficios personales y egoístas. Otros, se han aprovechado del clima y sus constantes eventualidades para decir que siempre les va mal, como se fuese que a ellos solos les lloviera.
También, es una oportunidad esto del cambio climático, para aquellos que -de ante mano-, continúan pensando en un derrame mezquino o solo para pocos.
Es difícil pensar, que los Argentinos hemos cambiado o creemos en una inteligencia colaborativa. Esa que tienen los pueblos nobles, o aquellos que supieron interpretar que si a uno le va bien, es justo que lo mismo pase con los demás, para evitar tantos costos sociales y alcanzar esa sustentabilidad que se remarca, en forma constante.
Argentina, ha crecido de forma vulnerable y sin una base sólida. En ese camino, el agro tuvo muchos años de protagonismo, aunque siempre miró hacia otro lado.
Una constante en muchos pueblos de Sudamérica. Basta con observar Brasil, Paraguay, Bolivia o el mismo Uruguay, quien al mostrar sus estadísticas de crecimiento por las tecnologías transgénicas (soja, maíz), hoy refleja la incorporación de 40 mil puestos de trabajo, 12 mil 700 millones de dólares ingresados por el mejoramiento de sus rindes en 10 años y un aumento del promedio anual del 1,7 % 2 del PBI. Sin embargo, sigue siendo un pueblo pequeño y pobre, lleno de desigualdades bien disimuladas.
Argentina tuvo estos números, tras el advenimiento de la siembra directa. Creció, fue observada por el mundo y mostró durante varias décadas el devenir de un eco progreso, que quedó truncado.
Hoy, seguimos siendo un pueblo pequeño y pobre, con desigualdades a la vista que deberían darnos un poco de vergüenza.
Por estos meses, el silencio de los dirigentes, suena a corderos sacrificados. No hay nada que reclamar, se perdió la costumbre o sólo era una estrategia que le genera recursos y subsidios en otros tiempos.
Es imposible que la región no crezca, frente a nuevos actores del mercado mundial abiertos a grandes demandas. China, con su necesidad de 100 millones de toneladas de soja por año, un 7 % más de carne bovina y cerca de 53 millones de toneladas de carne de cerdo, es solo un pequeño ejemplo de lo que se viene en este mundo nuevo.
Argentina, en lo mediato debe recuperar la perdida de fertilidad de sus suelos, que la llevo a un letargo de 15 años de rendimientos estables, más allá del uso de tanta tecnología en semillas, que hoy también se discute.
Asimismo, alcanzar una ganadería de precisión, tal vez siguiendo el modelo de eficiencia en la producción agrícola, pero observando los errores que ha dejado la agricultura intensiva.
Está claro, que en los 125 días de este último recreo, los resultados están obligados a mostrar un equilibrio y sustentabilidad social para todo el país. El objetivo es no volver atrás. El sector sabe que si no cumple o acompaña los procesos prometidos, se pueden volver a instaurar nuevas resoluciones.

Nos vemos. Siempre hay un justiciero, por todas partes y en el campo.


mi-b007-16-ag-string-agro-banner-experiencia-forrajera-diciembre-2016

FERCAM

Apache 27000

BARRILLI

Ganados Remates S. A.

ROSGAN

CONECAR

IPCVA

mi-b006-16-ag-string-agro-banner-9-x-9-cms-punto-acsoja-noviembre-2016

BERTINI

separador